Normalmente, conforme vamos envejeciendo, las personas mayores comienzan a ser más susceptibles a aquellas enfermedades relacionadas con el envejecimiento y, por ello, se mueven cada vez menos. Ésto hace que, al movernos menos, comencemos a tener más probabilidad de padecer diversos trastornos o dolencias, convirtiéndose en un círculo vicioso.

Numerosas inquietudes en el tema de la salud, se relacionan con el estilo de vida sedentario que tienen muchas personas mayores. Algunas de las enfermedades que aparecen son:

  • Disminución de la flexibilidad
  • Hipertensión
  • Osteoporosis
  • Dolor de espalda
  • Dificultad para respirar
  • Artritis
  • Bursitis
  • Problemas de visión
  • Dolores crónicos
  • Mala circulación sanguínea
  • Problemas en la conciliación del sueño
  • Síntomas que se relacionan con el estrés
  • Aumento de la grasa corporal

 

¿Por qué es beneficioso el Yoga en las personas mayores?

Practicar Yoga no es solo hacer una serie de actividades y posturas específicas dentro de una clase, se trata de la unión de la mente con el cuerpo y el alma, favoreciendo el rejuvenecimiento de todas las partes.

El Yoga es una actividad relajante y que proporciona a nuestras confusas vidas la ocasión de apartar el mundo exterior y tener paz, fijándonos únicamente en nuestro cuerpo tanto físico, como mental y espiritual.

Es muy importante tener una buena respiración y en Yoga siempre está presente. Cuando envejecemos, vamos perdiendo la flexibilidad que poseemos en la caja torácica y, en algunas ocasiones, surgen deformidades en la columna, provocando que el espacio para la expansión de los pulmomes se reduzca. Existen tres objetivos eseciales en la respiración: reposición, calentamiento y limpieza. Si nos concentramos en realizar unas inhalaciones y exhalaciones completas en una respiración consciente, el ritmo cardíaco se puede frenar y también se puede aumentar el enfoque y la concentración.

 

Cosas a tener en cuenta si asistes a una clase de Yoga para personas mayores

  • Ser conscientes de los problemas de salud que padecemos y de las habilidades que poseemos. Debemos informar al profesor de Yoga sobre nuestras dolencias principales.
  • Preservar la postura y la alineación del cuerpo.
  • Realizar la transición entre posturas lentamente.
  • No mantener la misma postura durante mucho tiempo. Debes escuchar a tu cuerpo y, si es necesario, deja de hacer la postura.
  • Fijar la mirada en un punto concreto. Conseguirás mejorar la concentración y también el equilibrio.
  • Realizar la postura de la forma en la que encuentres más comodidad.
  • Prestar atención y tener cuidado con el peso que se ejerce sobre las muñecas.

 

Beneficios del Yoga en personas mayores

Sueño

Es habitual que las personas mayores tengan problemas para dormir bien y para mantenerse dormidos. Cuando no se duerme de forma seguida, sino que el sueño se ve interrumpido a lo largo de la noche, lo que ocurre es que el estado de alerta durante el día se ve disminuido. En varias ocasiones, se debe evitar utilizra fármacos por los efectos secundarios que puedan producir.

Existen estudios que comprueban el impacto de realizar Yoga en el sueño de las personas mayores que lo realizan. Se evaluaron las horas de sueño durante una semana antes de empezar a realizar Yoga y también tres meses después de hacerlo. Los estudios demostraron que el tiempo en que tardaban en dormirse se había visto reducido considerablemente y también aumentó el número de horas de sueño. Por tanto, se puede afirmar que realizar Yoga aumenta tanto la cantidad como la calidad del sueño de las personas mayores.

Fuerza / Artritis

Hay estudios en los que se ha comprobado el aumento de la fuerza en las manos de personas con artritis reumatoide en aquellas que practican Yoga, en comparación con aquellas personas que no lo practican, demostrando que hay una mejora significativa en la presión en ambas manos después de obtener los beneficios que ofrece el Yoga.

Diabetes

Se realizó un estudio en el que diversas personas con diabetes tipo II hacían 40 minutos de Yoga diariamente, durante 40 días. El resultado de este estudio fue que los niveles de glucemia en ayunas de estas personas se habían reducido significativamente. Asimismo, aumentó su capacidad pulmonar. Con ésto podemos afirmar que las personas con diabetes tipo II puden conseguir una mejoría en el control de la glucemia en sangre y de la capacidad pulmonar al practicar Yoga de forma habitual.

Hipertensión

Otra enfermedad en la que se han realizado estudios para comprobar los beneficios del Yoga es en las del corazón. Varias personas con la presión arterial alta empezaron a practicar Yoga, antes de empezar y tras llevar tres meses practicándolo se estudiaron los parámetros psicológicos y bioquímicos. Cuando llevaban un tiempo realizando Yoga, tanto su presión arterial como la glucemia en sangre, el colesterol y los triglicéridos se vieron disminuidos. Además, estas personas se encontraban mucho más tranquilas tras llevar a cabo esta actividad.

Exceso de peso

Si se practica Yoga habitualmente, al menos media hora a la semana, conseguimos mejorar la compensación del aumento de peso que se gana con los años. Normalmente ganamos medio kilogramo al año, entre los 45 y los 55 años. Se ha comprobado que, si se practica Yoga todas las semanas durante un periodo de 4 años, el aumento de peso de las personas que lo realizan se reduce aproximadamente 1,5 kilogramos en el aumento de peso que se espera.

Estado de ánimo / Ansiedad

También se ha estudiado el efecto que provoca el Yoga en los niveles de estrés. Las personas manifestaron su estado de ánimo y, después del Yoga, el nivel de ansiedad mejoró.

Realizar actividades en grupo también aumenta el estado de ánimo de las personas mayores, ya que algunos pueden vivir solos o tienen poca vida social por sus limitaciones físicas. Participar en actividades grupales tiene un valor muy importante debido a que el contacto con el grupo les hace tener un sentimiento de pertenencia.

Dolores crónicos

Se ha comprobado que hacer yoga ayuda a aquellas personas que padecen dolor crónico. Hay un estudio que afirma que las personas que practicaron Yoga durante cuatro semanas, han mejorado o mantenido los síntomas que tienen. Ninguna de las personas empeoró y se disminuyó considerablemente la cantidad de medicamentos que necesitaban tomar para el dolor que sufrían.

Problemas pulmonares o respiratorios

Al practicar ejercicios de respiración de Yoga y movimientos sencillos para relajar la musculatura, las personas asmáticas expetimentaron una mejoría en sus problemas respiratorios. Estas personas empezaron a confiar en estas técnicas de respiración y la usaron en lugar de acudir a la medicación que le había sido recetada. Además, se manifestó una disminución de los niveles de ansiedad y de los problemas respiratorios agudos.

 

En definitiva

Sin duda, el Yoga tiene numerosos beneficios tanto para las personas mayores como para cualquier persona que lo practique. Da igual tu edad o las limitaciones físicas que tengas. Lo importante son la actitud y las ganas que tengas de tener una vida feliz, plena y calmada.

Localiza algún lugar, cerca de donde vives, donde impartan Yoga para personas mayores y pruébalo, seguro que será una experiencia maravillosa.

What'sApp